Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23 noviembre 2012

Catalunya, mon amour

Ayer mientras almorzaba en 7 Portes con un directivo de La Caixa descubrí puntos de vista sobre el “conflicto” territorial inéditos. Me contaba este amigo que desde hacía dos años personas que nunca antes se hubieran planteado una postura independentista ahora la apoyan abiertamente. A partir del recurso del PP al nuevo Estatut, y sobre todo a partir de la sentencia del TC, el cambio en sustratos amplísimos de la sociedad catalana ha sido de gran calado.

Restaurante 7 Portes, desde 1836

Estas últimas semanas he estado en reuniones con distintos clientes, de grandes aseguradoras, de Cajas, y todos coinciden con pequeños matices en los mismos argumentos para apoyar sin reservas el proyecto independentista.

Todas son personas de centro derecha, moderadas, dialogantes y que se expresan con muchísima libertad; porque de hecho están buscando y deseando encontrar comprensión sobre sus motivos en el resto de España, entre el resto de españoles.

Se lamentan del maltrato recibido sistemáticamente desde un partido y desde unos medios de comunicación de Madrid que no han hecho más que buscar el enfrentamiento. Ahora, dicen, es demasiado tarde aunque aún se muestran soprendidos por el eco que ha tenido la llamada a la independencia desde CiU.  “Esto hace dos años- me decía uno de ellos- era absolutamente impensable”.

El Estatut, no cesaban de recordarme, fue votado en referéndum, aprobado por el Parlamento catalán, aprobado en el Congreso de los Diputados y cercenado por el Tribunal Constitucional tras el recurso presentado por el PP (Sánchez Camacho decía ayer que ella nunca hubiera presentado el recurso). Entre medias, boicots al cava y a otra infinidad de productos y empresas catalanas orquestados desde Madrid, y jaleados por unos medios de comunicación absolutamente irresponsables. Y responsables ahora en gran medida del desastre que estamos padeciendo muchos españoles que deseamos que España siga siendo en el futuro como es ahora.

La lengua catalana, un idioma tan español como el castellano, ha sido uno de los arietes más utilizados contra los catalanes. A mí siempre me ha dado mucha envidia el bilingüismo perfecto del que disfrutan, y sin embargo una de las leyendas más negras y falsas es la que cuentan en Madrid sobre supuestos catalanes a los que se han dirigido en castellano y les han maltratado respondiéndoles reiteradamente en catalán. “Cabrones hay en todas partes, Antonio”, me decía ayer mi amigo, “aquí, en Madrid y en Bilbao”. Y tiene razón, porque hace ya más de treinta años que voy a Catalunya a menudo y jamás he tenido ese problema.

Y desde luego ninguno niega que el tema de fondo sea económico. Ante esto he de decir que estoy totalmente de acuerdo con ellos, de hecho no creo que haya ni un solo movimiento histórico relevante que no tenga una papilla materialista subyacente; incluidas las supuestas guerras religiosas que no enmascaraban nada más que conflictos de poder dinástico o territorial. Materialismo histórico puro y duro, los catalanes se sienten maltratados sabiéndose uno de los motores más potentes de la economía española y por tanto uno de los contribuyentes netos más sustanciales al Estado del Bienestar. ¿A cambio? Desprecio, ninguneo, insultos hasta que se ha llegado a la situación actual; para muchos de ellos, insisto, sin vuelta atrás. Y esto es lo más preocupante. El director general de una aseguradora catalana me decía que será dentro de tres, cuatro o diez años, pero será. Está metido ya dentro de la médula de la sociedad catalana, de manera transversal, sin distinción de ideologías, clase social u origen. Y si así hablan estos representantes del centro derecha moderado ¿qué no dirán otros catalanes con ideologías más radicales al respecto?

El desafío para este Gobierno es inédito desde que en España hicimos la transición y disfrutamos de una sana democracia. ¿Cuál debería haber sido la estrategia del PP? Presentarse como una opción moderada, catalanista y española, con un proyecto ilusionante de futuro; un futuro de éxito como hasta ahora, unido a la condición indispensable de que haya un respeto y una voluntad mutuas para continuar juntos. Reconocer el hecho de que España es plural porque si no es así, no será. Sin embargo el discurso ha sido el del miedo, el del ataque frontal y el anuncio del apocalipsis. ¿Resultado? Un empujón para que otros miles de personas moderadas se sientan atacadas y se unan a la causa independentista.

Y mientras tanto, tú y yo, querido lector, gente moderada y de bien, españoles de antiguo que no queremos más que morir en paz disfrutando de este país maravilloso ¿qué hacemos? Yo por mi parte cada vez que voy a Barcelona desde que bajo del avión hasta que despego hacia Madrid no hago más que derramar amor y cariño para estos querídisimos compatriotas. A ver si así conseguimos convencerles de las bondades de seguir juntos en este precioso proyecto histórico que se llama España.

Anuncios

Read Full Post »

Comienzo hoy a publicar una selección de canciones entresacadas de mi viejuna colección de LP’s. Con el sencillo criterio de que el álbum me encante y me traiga buenos recuerdos, tengo la esperanza de que al compartirlos haya personas, de mi generación o no, que los disfruten conmigo.

El elegido para la gloria de ser el primero es Captain Fantastic and The Brown Dirt Cowboy, la obra cumbre de Elton John. Todos los temas del disco son extraordinarios, es un álbum conceptual con un diseño cuidado hasta el último detalle y la banda que acompañaba a Elton es la mejor que tuvo nunca. Elton John y su compañero Bernie Taupin narraron en este LP sus primeras experiencias como músicos profesionales en Londres entre los años 1967 y 1969. El disco fue producido por Gus Dudgeon habitual colaborador del cantante desde que produjo para él “Your Song” en 1970, incluido en el LP “Elton John”. Fue grabado en el Caribou Ranch, Colorado, en los meses de junio y julio de 1974.

Captain Fantastic and The Brown Dirt Cowboy (Elton John,1975), el primer disco viejuno de mi colección

El diseño del LP incluía unas maravillosas ilustraciones de Alan Aldridge en varias piezas impresas conteniendo una de ellas las letras, otra un scrapbook de Elton, Taupin y su banda y por último un maravilloso póster formato 76×51 cm. Este ilustrador colaboró durante los 60 y 70 con la élite del pop rock británico, entre otros con The Beatles y The Who.

El póster diseñado por Alan Aldridge. A la izquierda el álbum, en el centro el libreto con las letras (Lyrics) y a la derecha el álbum de recortes (Scraps)

Entre todos los temas del álbum elijo “Bitter Fingers” porque es alegre, con un ritmo trepidante y con una guitarra de Davey Johnstone y un piano de Elton dialogando a la carrera durante toda la canción. Los músicos que hicieron posible esta obra maestra fueron:

Elton John – acoustic and electric pianos, clavinet, mellotron, ARP String Ensemble synthesizer, harpsichord.

Davey Johnstone – acoustic, electric and Leslie guitars, mandolin, backing vocals.

Dee Murray – bass, backing vocals.

Nigel Olsson – drums, backing vocals.

Ray Cooper – shaker, congas, gong, jawbone, tambourine, bells, bell tree, cymbals, triangle, bongos.

Songwriters: JOHN, ELTON / TAUPIN, BERNIE
I’m going on the circuit, I’m doing all the clubs
And I really need a song boys to stir those workers up
And get their wives to sing it with me just like in the pubs
When I worked the good old pubs in Stepney
Oh could you knock a line or two together for a friend
Sentimental tear inducing with a happy end
And we need a tune to open our season at Southend
Can you help us
It’s hard to write a song with bitter fingers
So much to prove, so few to tell you why
Those old die-hards in Denmark Street start laughing
At the keyboard player’s hollow haunted eyes
It seems to me a change is really needed
I’m sick of tra-la-las and la-de-das
No more long days hacking hunks of garbage
Bitter fingers never swung on swinging stars, swinging stars
I like the warm blue flame, the hazy heat it brings
It loosens up the muscles and forces you to sing
You know it’s just another hit and run from the tin pan alley twins
And there’s a chance that one day you might write a standard lads
So churn them out quick and fast and we’ll still pat your backs
‘Cause we need what we can get to launch another dozen acts
Are you working
It’s hard to write a song with bitter fingers
So much to prove, so few to tell you why
Those old die-hards in Denmark Street start laughing
At the keyboard player’s hollow haunted eyes
It seems to me a change is really needed
I’m sick of tra-la-las and la-de-das
No more long days hacking hunks of garbage
Bitter fingers never swung on swinging stars, swinging stars

Side one

  1. “Captain Fantastic and the Brown Dirt Cowboy” – 5:46
  2. “Tower of Babel” – 4:28
  3. “Bitter Fingers” – 4:35
  4. “Tell Me When the Whistle Blows” – 4:20
  5. “Someone Saved My Life Tonight” – 6:45

Side two

  1. “(Gotta Get a) Meal Ticket” – 4:01
  2. “Better Off Dead” – 2:37
  3. “Writing” – 3:40
  4. “We All Fall in Love Sometimes” – 4:15
  5. “Curtains” – 6:15

Read Full Post »

Skyfall, Rosebud y James Bond

Vaya película de Bond que se ha marcado Sam Mendes. En una entrevista la semana pasada junto a Daniel Craig en El País le preguntaba el periodista que si pensaba dirigir más entregas del agente secreto, Mendes respondió que no, que este proyecto le había apetecido en un momento determinado de su vida y a otra cosa. Me temo que va a dejar un antes y un después irresoluble en los cincuenta años que han transcurrido desde la primera película de 1962: Agente 007 contra el Dr. No.

Skyfall es a James Bond como The Dark Knight (2008) a la saga de Batman. Christopher Nolan imprimió su sello a Bruce Wayne dándole una profundidad de campo al personaje que jamás poseyó. Sam Mendes ha ahondado en la personalidad de Bond hasta realizarle un psicoanálisis completo, con trauma infantil incluido. Puro Freud, exponiendo ante los espectadores su tesis sobre los ocultos engranajes que convirtieron a James Bond en un asesino despiadado y exquisito. Su particular Rosebud que da título a la película.

Skyfall

Desde el comienzo se adivina en el torturado Daniel Craig que la película va a ir por derroteros distintos, oscuros y tortuosos, aderezados con tonos grafito, negro y plata presentes en la pantalla de principio a fin. Las escenas previas a los títulos de crédito suceden en Estambul y es una tesis sobre todas las anteriores secuencias previas a los opening credits, una tradición desde la segunda entrega de la serie en 1963. Reino Unido, Escocia, China y Turquía son los escenarios escogidos, otra tradición Bond, y Sam Mendes nos ofrece una visión inédita de ellos.

Los actores elegidos para acompañar a Daniel Craig son excepcionales: en los títulos de crédito el segundo nombre que aparece es el de Javier Bardem, un lujo y un orgullo, a continuación Judi Denche, Ralph Fiennes y nada menos que Albert Finney. Bardem hace el mejor malo de la larga historia de supervillanos y archienemigos de la humanidad, incluyendo una escena de tensión sexual con Daniel Craig memorable. Los títulos de crédito son también antológicos acompañados por la nueva canción original “Skyfall”, interpretada por Adele.

La película está llena de guiños y homenajes a los universalmente conocidos gustos de Bond: el Martini vodka, la Walther PPK, el bolígrafo explosivo, su Aston Martin, con alguna que otra broma que provoca sonrisas cómplices entre los espectadores. Quedan presentados para posteriores entregas los nuevos M, Q y Monypenny. Un James Bond diferente que marcará un antes y un después en el modo de tratar el personaje. El agente y su nueva y compleja personalidad van a dar mucho juego a partir de ahora, así que es fundamental no perderse el origen de este nuevo Bond, James Bond.

Read Full Post »

Goyo Valmorisco ha recopilado en su nueva página www.goyovalmorisco.com sus obras surgidas a partir de “su manía de fotografiar paredes”. Goyo es muy observador, es capaz de mirar los muros y de darse cuenta de que nos están mirando. Como un espejo que nos devuelve la imagen de lo que somos sin quererlo, porque lo que somos se queda ahí, no para siempre, pero casi. Y lo que atisbamos entre esos restos de papel encolado muchas veces no nos gusta. A ver si algún día Goyo se anima y se atreve con otros muros, más virtuales quizá.

Restos del naufragio

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: